nota

JEREMÍAS LEANDRO MECCHIA

BREVE RESEÑA
Otro goleador nacido un 30 de marzo, como para ratificar eso de que esa fecha tiene que ser designada como el Día del Goleador de Fútbol.
Jeremías comenzó a enamorarse de la pelota desde muy pequeño, en su pueblo. El club Alianza de Carrilobo inició su formación como goleador, hasta que a los 14 años, le llegó una oportunidad que no desaprovechó.
La Agencia Córdoba Deportes realizaba una prueba de jugadores en el viejo Estadio Córdoba (hoy Mario Kempes) con jóvenes de diferentes partes de la provincia, con el fin de disputar varios certámenes representando a Córdoba, entre ellos los X Juegos Binacionales que se disputaron en Mendoza (en 2007) entre provincias argentinas y chilenas. Entre varios pibes de Carrilobo que viajaron a la prueba, solo él y un amigo (Mayco Tolosa) pudieron quedar.
Sus enormes condiciones lograron que Mecchia pueda jugar los Binacionales y también, ser elegido para viajar a Irlanda a disputar un campeonato juvenil (Nimilk Cup) en representación de nuestro país.
Su buen nivel hizo que el club Belgrano de Córdoba se fijara en él, y antes de cerrar el año 2007 (inolvidable para él) ya estaba entrenando en el celeste de Alberdi. Entre otros, fue compañero del “Chino” Zelarrayán, hoy figura de Belgrano en Primera. Esperando pronto la posibilidad de tener un lugar en el primer equipo, Jeremías permaneció durante cinco años en las categorías formativas, hasta que no aguantó más y decidió cambiar de aire.
Con 20 años, Iván Rivero (que lo conocía a Mecchia porque cuando el goleador podía iba a entrenar con la Reserva de Alianza de Carrilobo que dirigía Rivero) se enteró que Jeremías se alejaba de Belgrano y rápidamente lo contactó para que fuera a probarse en Atlético Matorrales y no defraudó a sus expectativas.
Desde el primer momento, Mecchia mostró sus enormes condiciones goleadoras y se metiendo en el corazón de todo un pueblo por su carisma y sus goles que llevaron al “Pincha” a conseguir su primer título en la Primera División de la Liga Independiente, un momento inolvidable para toda la localidad. De yapa a esa gran conquista, Jeremías se consagró como el goleador del certamen con 14 conquistas.
En la segunda mitad de aquel gran año 2012, Matorrales seguía siendo protagonista (llegó hasta las Semifinales del Clausura) y Mecchia seguía rompiendo redes. Volvió a quedarse con el premio al goleador del torneo y fue elegido, además, como el mejor jugador de la Temporada en la Liga Independiente, premios que solo consiguen unos pocos.
Sus buenos rendimientos con la camiseta de Matorrales hicieron que varios equipos pusieran los ojos en él. Independiente de Oliva lo quería si o si y Mecchia inició el 2014 en el “Diablo”. El goleador cumplía con goles (hizo 2 en 3 partidos), pero sucedió algo inesperado. En la tercera fecha del Torneo Apertura, ante Newell’s de Laguna Larga, Jeremías fue expulsado por supuesta agresión al árbitro Oscar Palacios. Por esa situación, fue sancionado con 12 meses de suspensión y se quedó sin poder seguir haciendo goles. “Creo que fue medio injusto, porque no se mide con la misma vara, pero bueno son cosas en las que uno aprende y corrige para el día de mañana y así saber que hacer y que no en una cancha de fútbol. Con suerte pude volver bien y eso es lo mas importante”, comentó el goleador.
Sin poder jugar partidos oficiales, Mecchia cerró el 2014 disputando partidos de manera amateur en los campeonatos de la UCFA (Unión Cordobesa de Fútbol Amateur) de la ciudad de Córdoba. Hasta que la sanción caducó y, otra vez en Matorrales, Jeremías volvió este año y lo hizo con todo. Ya tiene 10 goles (a solo cuatro de su mejor marca) y con su equipo entre los cuatro mejores del Apertura.

NO LO DEJEMOS AFUERA

Matorrales es el equipo más goleador del campeonato y es por culpa de sus delanteros. El buen momento de Jeremías Mecchia y de Miguel Alejandro Zamora llevaron al “Pincha” estar entre los cuatro mejores del Torneo Apertura.
El “Látigo” Zamora, nacido en Unquillo, comenzó su carrera en el club Quilmes de Villa Allende, para luego pasar por Unión Florida (Bº Jorge Newbery), Avellaneda e Instituto de Córdoba, siempre jugando en la Liga Cordobesa.
A mediados del 2010, le llegó una inmejorable posibilidad de jugar el Torneo Argentino “B” en Sportivo Patria de Formosa y allá fue. Fue titular y marcó goles, lo que seguramente hizo que General Paz Juniors decida sumarlo para la segunda mitad de la temporada y fue así que en enero del 2011 se suma al Albo. Tuvo como compañeros, entre otros, a Julián Maidana, Federico Bongioanni, Adrian Colazo (de paso por Sportivo), el “Bati” Gustavo Bruera (de paso por Colazo) y Maxi Rodríguez (de paso por Central de Río Segundo).
Culminado el año en la cuarta categoría del fútbol argentino, se quedó en La Docta para jugar en el club Las Palmas, luego un breve paso por el club Recreativo de Laborde en la Liga Béccar Varela para después regresar a la ciudad capital y jugar en el club Villa Azalais.
En 2014, le llegó la oportunidad de jugar, por primera vez en la Liga Independiente. Recaló en Atlético Matorrales y no le costó mucho adaptarse. Rápidamente empezó a hacer goles y hasta se fue superando. En el Apertura 2014 marcó 9 tantos, en el Clausura de ese año terminó con 10 y en este torneo ya tiene 11.


MARTÍN CUEVA

JORNADA DEPORTIVA - INFO LIF