nota

Joaquín Hernández: “Salir campeón con el “Lorito” fue la alegría más grande que pude tener porque es el club del cual soy hincha”

El joven oriundo de James Craik, habló de su presente futbolístico y recordó su pasado por otras instituciones el cual está incluido el Club Atlético Belgrano. Actualmente forma parte del Diablo de Oliva,  equipo dirigido por Alberto “Troilo” Carletti.

¿Cómo comenzó tu vida en el fútbol?
Arranqué jugando en el “Lorito”, el club del pueblo en el que vivo, luego llegar a  Newell´s de Laguna Larga para jugar un “Mundialito” en Chile, en  donde salimos campeones. Como ese año Defensores de James Craik no tenía sexta división me ofrecieron seguir en NOB, acepté y luego de haber conseguido dos campeonatos y un tercer puesto, me observaron en un provincial ojeadores de Belgrano y me fui a Córdoba a vivir en la pensión durante todo el 2005.

¿Cómo fue el paso por Belgrano?
Una linda experiencia, poder conocer a chicos de todas partes y hoy en día verlos por la televisión. Vivíamos en la cancha, luego vino la nueva dirigencia y todo cambió.

¿Con quién compartiste pensión, con quien te toco jugar?
Compartí muchos momentos con Pier Barrios y César Rigamonti que ahora ataja en Sarmiento de Junín; Luciano Lollo vivía en la pensión conmigo y junto a Diego Novaretti.  Son muchos los jugadores que han llegado a  primera división y compartieron inferiores conmigo.

¿Qué te dejó Belgrano como institución?
Es un club muy serio que empezó hacer las cosas ordenadas ese mismo año; nos trasladamos de la pensión que estaba debajo de la cancha al barrio Inaudi. Pasamos de vivir debajo de la tribuna en una pieza todos juntos y sin espacio a disfrutar de un hotel tres estrellas que tenía hasta Jacuzzi; el cambio  fue muy grande.
Pero a su vez el club les dio el pase a muchos jugadores ya que era algo complicado, era  todo muy reciente.  Yo me quedé a pelearla, viajaba desde James Craik a entrenar pero un día no se pudo más y mis viejos no podían pagarme un departamento y me volví.

¿Qué sucedió en ese momento?
En el año 2006 volví a Defensores y con 15 años ya había jugado en primera y posteriormente a mi regreso pudimos lograr el campeonato.  Obtener el título con el “Lorito” fue la alegría más grande que pude tener porque es el club del cual soy hincha. Yo era muy chico y compartir esos momentos con gente tan querida será un recuerdo muy lindo que voy a guardar por siempre.
El tiempo y el destino me siguieron llevando por otros caminos. Jugué en Ricardo Gutiérrez de Palestina, más tarde me tocó llegar a Universitario de Villa María donde salimos bicampeones en el año 2011. Esos títulos nos clasificaron para disputar el provincial, donde llegamos a cuartos de final y nos dejo afuera el equipo de Vicuña Maquena.

¿Alberto Carletti influyó en tu llegada a Independiente?
El año pasado yo buscaba de conseguir trabajo en James Craik y me quedaba cerca Oliva; conocía a Alberto y tenía contacto con él, pero el pase se frustró por un tema dirigencial; pero ahora se dio y  ya estoy entrenando con el equipo.

¿Cómo te recibieron en Independiente?
Muy bien, gracias a dios. Ya empecé a entrenar y creo que hay un lindo grupo, con jugadores experimentados en la primera, pero es un desafío ya que es un plantel joven. La esperanza de lograr el campeonato siempre  está,  nos encontramos  en una liga difícil y fuerte donde hay que jugar, correr y meter pero creo que tenemos con que afrontarlo ya que tenemos muchos jugadores de buen pie y nos favorece muchísimo.

¿En qué puesto te sentís mejor dentro de la cancha?
Estoy más cómodo como asistidor ahora ya que no voy a tener tantas posibilidades de llegar al área este año. Estoy jugando como carrilero por izquierda aunque en inferiores era definidor. Me gusta jugar un poco más libre y con espacio. En mi mejor época jugaba de enganche o media punta, no hacía muchos goles pero me gustaba la parte de asistir y llegar para que mis compañeros pudieran convertir.

Joaquín Hernández que además de vivir su pasión por el fútbol, es profesor de educación física y tiene a cargo el taller municipal de vóley en James Craik.

Joaquín Hernández con la ropa del equipo de vóley de James Craik.


DIEGO MURÚA

INFO LIF